INTERVENCIONES MEMORABLES E HISTÓRICAS (I)

20.08.2015 13:55

 

En no pocas ocasiones se ha afirmado que el arma más poderosa con la que cuenta el ser humano es la palabra.

No seré yo quien ose ir en contra de tan sabia y profunda reflexión. Entre otras cuestiones por cuanto creo firmemente en ella.

Históricas.

Así es como podríamos definir algunas de las implicaciones o consecuencias que a lo largo de la historia han provocado determinados discursos.

Unos por la firme creencia en las palabras que los conforman, otros por la valentía demostrada en quienes tenían la responsabilidad de ofrecerlos al mundo, algunos como consecuencia de intentar lograr derechos pisoteados a lo largo de siglos por la injusticia y desigualdad, los menos por la identidad de quienes los formularon en beneficio de los más necesitados sorprendiendo a propios y extraños...

 Aun habiendo magníficas demostraciones del poder de la oratoria, se han seleccionado cuatro por su relevancia en alcanzar los auténticos valores humanos, merecedoras por tanto, de la ilustre etiqueta con la que se ha titulado la presente nota.

 

La primera de ellas, y al hilo de la interesante y sorprendente novela ("El viaje del arcángel", abril 2015 Kolima Books), cabe destacar la efectuada por el ex-Secretario General de la ONU, el señor Kofi Annan, en su discurso realizado el 14 de septiembre ante la Cumbre Mundial de 2005 [1], cuya lectura recomiendo  encarecidamente.

Sin duda ninguna, e independientemente de su relevancia, fue su compromiso, su decidida actitud hacia la búsqueda de un mundo mejor lo que le ha granjeado formar parte de ese grupo de personas que con el tiempo, llegan a formar parte de la historia.

No es frecuente encontrarse con un discurso tan intenso y revelador. Es más, en mi opinión, pocas veces se puede asistir ante una crítica tan descarnada y mordaz como la que se asistió en aquel día, denunciando realidades que sonrojarían al más ínfimo de nuestros representantes políticos.

Así mismo, fueron varias las vías que el entonces Secretario General señaló en la búsqueda de la dirección correcta.

Esperanzador.

Al término del año siguiente, aun pudiendo hacerlo técnicamente, no renovó de nuevo su mandato, finalizando su función como Secretario General de las Naciones Unidas. Afortunadamente, la capacidad y visión de quienes tenían la responsabilidad para ello, no impidió que se le premiase, junto a la ONU, con el Premio Nobel de la Paz en 2001.


[1] A través de organismos de prensa e información de la propia ONU en la Web se puede consultar el discurso completo del entonces Secretario General de Naciones Unidas: www.cinu.org.mx/cumbre2005/discursos.htm.

 

Twittear !function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src="//platform.twitter.com/widgets.js";fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document,"script","twitter-wjs");